Mi foto
Rosario, Santa Fe, Argentina
pastoralpenitenciaria@hotmail.com

domingo, 31 de mayo de 2009

La Visitación de María a Isabel

"Aquellos días María tomó su decisión y se fue, sin más demora, a una ciudad ubicada en los cerros de Judá. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Al oir Isabel su saludo, el niño dio saltos en su vientre. Isabel se llenó del Espíritu Santo y exclamó con voz fuerte: ¡Bendita tú eres entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor. María dijo entonces: Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador... María se quedó con Isabel unos tres meses y se volvió después a su casa."
(Lucas 1, 39-47.56)

La Virgen María, iluminada por Dios, sintió vivos deseos de ir a visitar a su prima santa Isabel. En su avanzada edad, estaba embarazada porque para Dios nada hay imposible.
Un gran apóstol de la Iglesia universal, san Ambrosio, dice estas palabras acerca de este día: "Fue María la que se adelantó para saludar la primera. Ella es la que siempre se adelanta a dar demostraciones de cariño a quienes ama".
María no busca reputación, fama o halagos como sucede en muchas de las visitas de nuestros días.
Como iba llena de la gracia de Dios, inundó la casa de su prima de bendiciones.
La Virgen María llevó a Jesús a aquella casa. El cristiano es portador de la Buena Noticia de Dios, su mensajero, el heraldo que anuncia la buena nueva.
"Desde este instante de la Visitación María quedó constituida en “Canal inmenso” por medio del cual la bondad de Dios envía hacia nosotros las cantidades más admirables de gracias, favores y bendiciones".
Los creyentes debemos dedicarnos a anunciar buenas noticias, debemos saber comunicar a los demás los mensajes de Dios.

Pentecostés

Una festividad cristiana que data del siglo primero y estaba muy estrechamente relacionada con la Pascua

Originalmente se denominaba “fiesta de las semanas” y tenía lugar siete semanas después de la fiesta de los primeros frutos (Lv 23 15-21; Dt 169). Siete semanas son cincuenta días; de ahí el nombre de Pentecostés (= cincuenta) que recibió más tarde. Según Ex 34 22 se celebraba al término de la cosecha de la cebada y antes de comenzar la del trigo; era una fiesta movible pues dependía de cuándo llegaba cada año la cosecha a su sazón, pero tendría lugar casi siempre durante el mes judío de Siván, equivalente a nuestro Mayo/Junio. En su origen tenía un sentido fundamental de acción de gracias por la cosecha recogida, pero pronto se le añadió un sentido histórico: se celebraba en esta fiesta el hecho de la alianza y el don de la ley. En el marco de esta fiesta judía, el libro de los Hechos coloca la efusión del Espíritu Santo sobre los apóstoles (Hch 2 1.4). A partir de este acontecimiento, Pentecostés se convierte también en fiesta cristiana de primera categoría (Hch 20 16; 1 Cor 168).

(Vocabulario Bíblico de la Biblia de América)
Comisión Nacional de Pastoral Bíblica

PENTECOSTÉS, algo más que la venida del espíritu...

La fiesta de Pentecostés es uno de los Domingos más importantes del año, después de la Pascua. En el Antiguo Testamento era la fiesta de la cosecha y, posteriormente, los israelitas, la unieron a la Alianza en el Monte Sinaí, cincuenta días después de la salida de Egipto.

Aunque durante mucho tiempo, debido a su importancia, esta fiesta fue llamada por el pueblo segunda Pascua, la liturgia actual de la Iglesia, si bien la mantiene como máxima solemnidad después de la festividad de Pascua, no pretende hacer un paralelo entre ambas, muy por el contrario, busca formar una unidad en donde se destaque Pentecostés como la conclusión de la cincuentena pascual.

Pentecostés, no es una fiesta autónoma y no puede quedar sólo como la fiesta en honor al Espíritu Santo. Es el segundo domingo más importante del año litúrgico en donde los cristianos tenemos la oportunidad de vivir intensamente la relación existente entre la Resurrección de Cristo, su Ascensión y la venida del Espíritu Santo.

Es bueno tener presente, entonces, que todo el tiempo de Pascua es, también, tiempo del Espíritu Santo, Espíritu que es fruto de la Pascua, que estuvo en el nacimiento de la Iglesia y que, además, siempre estará presente entre nosotros, inspirando nuestra vida, renovando nuestro interior e impulsándonos a ser testigos en medio de la realidad que nos corresponde vivir.
Culminar con una vigilia:

Entre las muchas actividades que se preparan para esta fiesta, se encuentran, las ya tradicionales, Vigilias de Pentecostés. Una vigilia, que significa “Noche en vela” porque se desarrolla de noche, es un acto litúrgico, una importante celebración de un grupo o una comunidad que vigila y reflexiona en oración mientras la población duerme. Se trata de estar despiertos durante la noche a la espera de la luz del día de una fiesta importante, en este caso Pentecostés. En ella se comparten, a la luz de la Palabra de Dios, experiencias, testimonios y vivencias. Todo en un ambiente de acogida y respeto.

En el caso de Pentecostés centramos la atención en el Espíritu Santo prometido por Jesús en reiteradas ocasiones. Invoquemos, una vez más, al Espíritu Santo para que nos regale sus luces y su fuerza y, sobre todo, nos haga fieles testigos de Jesucristo, nuestro Señor.
Autor: Eduardo Cáceres Contreras
Fuente: Conferencia Episcopal de Chile
Catholic.net

sábado, 30 de mayo de 2009

Secuencia

Ven, Espíritu Santo,
y envía desde el cielo un rayo de tu luz.
Ven, Padre de los pobres,
ven a darnos tus dones, ven a darnos tu luz.
Consolador lleno de bondad,
dulce huésped del alma, suave alivio de los hombres.
Tú eres descanso en el trabajo,
templanza de las pasiones, alegría en nuestro llanto.
Penetra con tu santa luz
en lo más íntimo del corazón de tus fieles.
Sin tu ayuda divina no hay nada en el hombre,
nada que sea inocente.
Lava nuestras manchas,
riega nuestra aridez, cura nuestras heridas.
Suaviza nuestra dureza,
elimina con tu calor nuestra frialdad,
corrige nuestros desvíos.
Concede a tus fieles, que confían en ti,
tus siete dones sagrados.
premia nuestra virtud, salva nuestras almas,
danos la eterna alegría.

viernes, 29 de mayo de 2009

Somos Presencia

Conforme a la palabra de Mt 25, 31-46, "estuve en la cárcel y me visitasteis". La cárcel es ante todo un estado de aislamiento; allí donde la sociedad expulsa nos comprometemos a recibir, acogiendo en comunidad a los expulsados, ofreciéndoles nuestra presencia.

Mostramos al encarcelado que no se encuentra solo, que no todos los hombres y mujeres de la sociedad lo han rechazado, que puede contar con la solidaridad de los creyentes. El preso ha de sentir que su vida tiene sentido para los demás, que no se limitan a expulsarlo, sino que la misma expulsión puede convertirse para él, paradójicamente, en principio de una más alta presencia y compañía.

Esta pastoral de presencia tiene sus raíces en la mejor teología del Antiguo Testamento: Dios es el que dice ¡aquí estoy!, ¡no te encuentras solo! Frente a la soledad que desemboca en el miedo, ofrecemos el signo de una presencia humana en los lugares de mayor opresión y soledad, diciendo ¡aquí estoy!

Esta es pastoral del "ser" antes que del "hacer"; del estar, del hacerse presente, en forma simplemente humana.

LA PASTORAL PENITENCIARIA DEL CONO SUR: una mirada hacia adentro para la misión continental

jueves, 28 de mayo de 2009

La utopía, un mundo sin cárceles

La Pastoral Penitenciaria lucha por la utopía de un mundo sin cárceles. Las muchas y famosas utopías que en el mundo han sido, han nacido todas de una situación social llena de opresiones, de injusticia y de pobreza. Significan una denuncia de esas injustas situaciones sociales y del anhelo universal de un mundo mejor, bajo el reinado de la justicia, de la libertad y del amor. La cárcel surgió para sustituir a otras penas que parecían más injustas y crueles, pero está bien demostrado que ella es asimismo injusta. Por esta razón, en los guetos carcela­rios de pobreza, de injusticia y de sufrimiento tiene obligada­mente que nacer la utopía que elimine la institución inhumana y torturadora de la cárcel.
La Iglesia está obligada a predicar un mundo de amor en el que no haya cárceles. Porque si hay algo contrario al evangelio, eso es la cárcel. Si Dios ha hecho libre al hombre, nadie tiene el derecho a privarle de libertad. La Iglesia, fiel al programa libe­rador de Jesucristo, tiene que propugnar la abolición de las prisiones, pues él vino a evangelizar a los pobres, a anunciar la libertad a los presos, a liberar a los oprimidos, a proclamar un año de gracia del Señor (Lc 4,19). Amnistía universal y abolición de la cárcel.
Un mundo sin cárceles podrá parecer una utopía, y segura­mente lo es. La utopía es algo muy difícil de alcanzar, pero realizable; significa eso, el buen lugar (eu topía), el lugar feliz, el mundo nuevo en que reinará la solidaridad, la paz y la justicia. La utopía que estamos proclamando terminará por conseguir­se, pues se trata no de abolir, sino de poner en funcionamiento otras correcciones y otros castigos que no sean la cárcel. Un cristiano que no se mueva en la utopía tiene muy poco de cristiano, pues, en último término, ¿qué es el cristianismo sino la más bella y más sublime utopía? ¿Qué es el reino de Dios sino la realización de la utopía? Si al evangelio le quitamos la utopía, le hemos quitado el alma.
Éste es el deseo de los penitenciaristas actuales: "Ojalá que algún día los hombres puedan solucionar el problema de la delincuencia de otra manera que no sea con la imposición de penas privativas de libertad"'.
Así suena la utopía: "¡Abajo las prisiones todas! ¡Abajo las infames celdas! Y que sobre sus ruinas, en las mismas orillas del mar riente, surjan como por ensalmo los hogares risueños y felices, rodeados de sendas floridas, de abundantes y olorosas rosas y blancos jazmines. Transfórmense los cepos infames en instrumentos de agricultura, y el odiado delincuente, no ya torturado, no ya envilecido, sino fraternalmente amado, frater­nalmente cuidado, hallará en libertad, en la dulce quietud de los campos y en la ruda belleza del mar, la curación regenera­dora del mal que le atormenta. Éste es el verdadero porvenir, éste es el camino del progreso y del humanitarismo: destruir hoy toda clase de castigo sobre la tierra. La venganza es herencia de pueblos salvajes y el castigo no es más que la larva de la venganza".

miércoles, 27 de mayo de 2009

Fundamentación Bíblico-Teológica de la Pastoral Penitenciaria

Este es el tema que será tratado junto al Padre Fernando Lardizábal, Delegado Episcopal para la Pastoral Penitenciaria en nuestra Arquidiócesis, hoy desde las 19:30 hs en el Cursillo que se está llevando a cabo en la Parroquia Ntra. Sra. del Carmen de Rosario (Pellegrini 1561).

En el contexto del Antiguo Testamento se evoca la realidad de "cautividad" o "prisión", no sólo como justo castigo, sanción por infidelidad del pueblo a Dios, sino también como "prueba", experiencias...
  • Israel en Egipto (Ex 13,14), experiencias de cautividad, prisioneros, esclavos...

  • El Pueblo de Dios deportado más de una vez: Am 1, 6-9, denuncia.

  • Castigos que sancionaban la infidelidad del Pueblo de Dios: 2 Re 17, 6.23; 2 Re 24-25.

Al lado de estas pruebas colectivas, se evoca en la Biblia la experiencia de individuos prisioneros, cuya detención era castigo y también paso de Dios, tal es...

  • Caín: Gén 4, 10-15.
  • José: Gén 39, 20 ss; Sab 10, 14.
  • Miqueas nacido en un calabozo: 1 Re 22-27
  • Jeremías: Jer 20, 2; 32, 2 ss; 37, 11-21; 38, 6
  • Experiencias de "prisión preventiva". Levítico 24, 11-12; Números 15, 32-34
  • Encarcelación con decisión judicial, carácter de pena junto a la muerte, destierro o multa, sucede después del destierro: Esdras 7, 25-26.

La Prisión en el Nuevo Testamento:

  • Juan Bautista: Mt 14, 3; Mc 6, 17. 21-29; Lc 3, 20
  • Pedro: Hch 5, 18-29; Hch 12, 1-4
  • Pablo: Hch 9, 23-25; amenazado de muerte se fuga a Damasco. Hch 16, 22-24.26; posteriormente apresado y torturado junto con Silas y luego liberado. Hch 16, 38-39; confirmada su libertad por los magistrados. Hch 23, 31-33; apresado en Jerusalén, querían matarlo, es trasladado a Cesárea. Hch 27, 1; en Roma. Hch 28, 16; preso con libertad vigilada. Flp 1, 12 ss: aprovecha para predicar el Evangelio, tanto a los judíos como a los soldados de su guardia, desde allí escribió las llamadas "Cartas de la Cautividad": Colosenses, Filipenses y Filemón, relatado en Hch 23 a 28. Después de 3 años de libertad en que realiza sus viajes apostólicos, va nuevamente a prisión en Roma, desde donde escribe la II carta a Timoteo, carta que ha sido llamada el "Testamento Espiritual" de Pablo. Esta vez sale de la prisión para ser decapitado.

"Acuérdense de los presos como si ustedes mismos

estuvieran con ellos en la cárcel." (Heb. 13, 3)


"Estuve en la cárcel y me visitaron" (Mt 25, 36)

Jesús, también experimentó la cárcel, acepta pasar la última noche de su vida encarcelado; antes de ir al Padre tocó la miseria humana,

Su capacidad de amar, asume desde ahí, reconciliar al hombre con Dios.

  • Es traicionado, vendido...
  • Arrestado, interrogado, torturado...
  • Juzgado, condenado (víctima de un error judicial)...
  • Ejecutado. (Jn 18. ss)

Con su vida nos enseña y desde ella proclama al Padre, su Divinidad, Él lleva a cabo el Plan de Salvación, que Dios libremente deja en manos de cada ser humano.

El Ser personas Libres.

Jesús elige en el momento de su muerte para proclamar su divinidada a un condenado y a un carcelero, el centurión, llegó a todos, con su vida habló a todos. Desde la experiencia de Jesús, la cárcel se convierte en lugar de Fe, un lugar Teológico:

"Junto a la cruz de Jesús estaba María su Madre" (Jn 19, 25)

Al recorrer las páginas del evangelio, encontramos que Jesús nunca condenó a nadie, siempre perdonó a todos y les ayudó a superar las carencias que padecían y les marginaban. Siempre tuvo confianza en los marginados, les abrió las puertas de la esperanza y les amó.

Quien se había encarnado en la muerte social de su marginación, les mostró el camino vital de la Resurrección.

Ir a la cárcel significa...

  • Estar siempre aprendiendo la propia experiencia de Jesús, que asumió la condición límite del ser humano, para liberarlo, no para condenarlo. Ofrece liberación (Lc 15, 2); Fue detenido como delincuente (Lc 22, 37); se expuso al desprecio y la tortura (Lc 22, 63); Enseñó descubran en cada preso, su rostro (Mt 25, 36); es traicionado (Mt 26, 48-49); es negado (Mt. 26, 74); es burlado (Mc 15, 19).
  • Con actitud de EVANGELIO, detenerse, acercarse y compartir el dolor humano, entergando Vida, Amor, Esperanza, Fe, Solidaridad...
  • "Creer", y trabajar por la nave y repetida necesidad de insertar a cada privado de libertad en la sociedad.
  • Dejarnos evangelizar por Cristo, para poder evangelizar.
  • Trabajar con la familia.
  • "Redescubrir en ellos y junto con ellos su Dignidad", hacer este camino con ellos. "Vale mucho para Dios, él lo ama incondicionalmente".

Es el Cristo que, mientras vive esta experiencia humillante y socialmente marginante, recibe una muerte cruel y despreciable, EVANGELIZA, a Judas, que lo traiciona, a los soldados, que lo humillan y atormentan, a Pilato, que se lava las manos, a los apóstoles, que le abandonan y lo niegan y a los dos compañeros de suplicio, dignifica al buen ladrón, y con elocuente silencio, no condena al otro.

Las páginas del Evangelio están llenas de encuentros misericordiosos de Jesús con los pecadores, con los necesitados, con los marginados sociales. Frente a cada uno tuvo una palabra de Esperanza y Liberación, su mano se tendió siempre para perdonar, sanar, animar.

"Ser Profetas que proclamen Dignidad"

Como lo hizo Dimas con Jesús en la Cruz...

"Acuerdate de mí cuando llegues a Tu Reino"

"Hoy mismo estatás conmigo en el Paraíso" (Lc 24, 39-44)

P. Ernesto Fernández

martes, 26 de mayo de 2009

Coronación de la imagen de María del Rosario de San Nicolás

San Nicolás (Buenos Aires), 25 de Mayo de 2009
AICA

Una multitud de fieles participó hoy en San Nicolás de la celebración eucarística de coronación canónica de la imagen original de María del Rosario, advocación mariana que se venera hace más de 25 años.

En medio de fuegos artificiales y de vivas a la Virgen, el obispo de San Nicolás, monseñor Héctor Cardelli, procedió a colocar, cuando el reloj marcaba exactamente las 16.29, las coronas de plata y oro, confeccionadas por el orfebre Juan Carlos Pallarols con donaciones de los devotos, sobre la imagen de la Virgen y también del niño Jesús que lleva en sus brazos.

Previamente, hubo una procesión por los alrededores del “campito de la Virgen”, donde se celebró la Eucaristía concelebrada, por los arzobispos Mario Maulión, de Paraná; José Luis Mollaghan, de Rosario; Eduardo Mirás, emérito de Rosario, entre otros. La manifestación de fe fue precedida por la imagen réplica de la Virgen, cuya salida del templo fue bajo una lluvia de pétalos de rosa.

Monseñor Cardelli pidió a “María, Madre de Dios, que cobije bajo tu manto las esperanzas y desvelos de todos los argentinos”.

Pallarols explicó que trabajó 14 meses en las coronas de la Virgen y del Niño Jesús, dos piezas de plata con incrustaciones de oro, confeccionadas gracias a las donaciones de medallas, anillos y otras joyas hechas por los devotos, y luego fundidos en un lingote que recibió la bendición del papa Benedicto XVI.

El artesano recorrió el país en esta tarea de tallar las coronas, y fueron más de 600 mil las personas que dieron un golpe de martillo sobre cinceles de acero, para ir moldeándolas.

El artista reveló que "la Virgen de San Nicolás pidió en uno de sus últimos mensajes que le pusieran una corona, pero aclaró que será 'puesta por el pueblo', por eso el obispo me encargó llevarla por todo el país".

La imagen de María del Rosario fue bendecida en Roma en 1884 por el Papa León XIII, mientras el rosario que porta recibió la bendición de Juan Pablo II. A pedido del obispo Cardelli, Benedicto XVI hizo lo propio con las cruces que integrarán las coronas que portarán la Virgen y el Niño.

lunes, 25 de mayo de 2009

María del Rosario de San Nicolás

Oración a Nuestra Señora de San Nicolás

Santa María, Madre Nuestra
que en cada misterio del Santo Rosario
nos brindas al Salvador.
Acudimos a ti necesitados.
Nos alegramos que desde la cruz
el Señor te halla encomendado la misión de acercarnos
a Él y a su Iglesia por la conversión y la penitencia.
Alentado por la confianza que nos inspiras
ponemos en tus manos maternales
nuestras preocupaciones y temores.
Pero, deseamos imitar tu fidelidad a Dios
aceptando con amor y humildad todas las pruebas.
Madre Nuestra del Rosario de San Nicolás
que tu presencia renueve nuestra vida,
alivie nuestro ser agobiado por sufrimiento y la enfermedad,
sostenga nuestra docilidad a la gracia
y fortalezca nuestro Amor a los demás,
convirtiéndonos así en testigos del amor del Padre
que no vaciló, por tu intermedio, en darnos a Jesús.
Amén.

El hombre de los pies de Dios

Tony Meléndez

La guitarra es especial para mí. Es­taba una guitarra allí, que era de mi papá, y empecé a jugar con ella. Era un juguete, pues, al principio. Pero sólo era algo que yo estaba tratando. No era algo que de verdad pensé que iba a oír un día como música.

Yo soy Tony Meléndez, y... nací en Nicaragua, pero he vivido aquí en los EEUU casi toda mi vida. Soy cantante, guitarris­ta. Venimos aquí a los EEUU porque había un niño sin bra­zos, y la medicina de Nicaragua no estaba tan avanzada. Como yo nací así, sin los brazos por una medicina que se llama talydomina, que le dieron a mi mamá cuando ella estaba em­barazada de mí, y por esa razón yo no tengo los brazos.

Al principio yo era tan chiquito no entendía que no tenía los brazos. Después cuando estaba un po­quito más mayor, los niños gritaban: "No tiene brazos." Y dolía el corazón, me dolía mucho.

De joven yo tuve que aprender a usar los pies. Yo quería ayudarme solo. Yo escribía con los dedos de los pies, jugaba. Todo con los dedos de los pies.

Tengo dos hermanas, y un hermano... Mi hermano y yo tra­bajamos juntos.

Mi mamá todavía vive. Mi papá ya murió. Pero yo veo ahora lo que ellos me dieron, en ese tiempo de amor.

Mi papá sacrificó mucho. Él dejó su país para traer a su niño. Él era el que me decía: "Tony, tenés que tratar. Tenés que hacerlo solo."

Yo siempre soñaba de un día casarme. Pero de joven las señoritas se corrían. Porque "¡Ay, un muchacho sin brazos!" Pero, al fin yo hallé a al­guien: mi Money, es lindísima. Se llama Allen. Para mí es fuerza, es no voy a estar solo.

Tuvimos que adoptar dos niños, porque no pudimos tener niños. Fuimos al Salvador donde nació mi papá, y adoptamos una niña. Y también fuimos a Nicaragua y adoptamos un niño...

La música empezó, desde chiquitito. Mi mamá cantaba, mi papá tocaba la guitarra. Yo creí que yo recibí eso también. No lo puedo de­jar...para poder yo tocar la guitarra. Pero al final la guitarra es diferente. Yo practicaba unas 6 o 7 horas y con eso, la música empezó a oírse como música.

Dios me ha dado fuerza. Dios me ha dado a mi familia. Él me ha dado la música. Con mi música yo me siento bien conectado con mi Dios. Eso me ayudó a crecer. Me ha calmado. Me ha calmado el corazón.

La gente me ha preguntado: "Tony, ¿por qué te sentís tan entero?” Porque tengo estas cosas (los pies) que me hacen todo, tengo mi familia, que es preciosa... Mi corazón quiere bailar, cantar, quiere vivir la vida. Porque a los ojos de mi Dios yo soy entero.

You are my God and the rock on which I stand.
I have found mi place in Your arms of grace.
Oh, Oh. You are my God.
Lord of heaven,
King of all the universe,
Architect and poet of eternity.

Juan Pablo II: "Tony, eres verdaderamente un joven valiente... Nos es­tás dando esperan­za... a todos noso­tros. Mi deseo para ti es que continúes dando esperanza a toda la gente."

Dios siempre está en mi vida. En ese momento es como si Él me dijo:"Tony ... Tenés que ir a tra­bajar, tenés que cantar, tenés que ayudar, tenés que ser mis pies, tal vez mis manos..." Y empecé a viajar y cantar... a hablarle ahora a los jóvenes del mundo.

Yo veo a una persona como ustedes que tienen los brazos, las pier­nas, tienen todo, tienen todo y dicen : "No puedo, no puedo." Sí pue­des. Sí pueden.

Me han preguntado, Tony: adonde están los milagros. Y yo siempre digo esto: Yo veo la mano, una mano ...y cuando levantan la mano, ...para mí eso es un milagro.

Por favor; no me digan que no pueden, no me digan que no pueden porque usted, ustedes... pueden hacer mucho, mucho más. Sólo levántense y digan: Yo quiero, yo puedo, yo voy a moverme para adelan­te. Tienen un mundo que sólo está esperando... de ustedes decir sí.

domingo, 24 de mayo de 2009

Jornada Mundial para las Comunicaciones Sociales

Domingo 24 de Mayo de 2009

Mensaje del Santo Padre Benedicto XVI

"NUEVAS TECNOLOGÍAS, NUEVAS RELACIONES. PROMOVER UNA CULTURA DE RESPETO, DE DIÁLOGO Y AMISTAD"


Queridos hermanos y hermanas:

Ante la proximidad de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, me es grato dirigirme a vosotros para exponeros algunas de mis reflexiones sobre el tema elegido este año: Nuevas tecnologías, nuevas relaciones. Promover una cultura de respeto, de diálogo y amistad. En efecto, las nuevas tecnologías digitales están provocando hondas transformaciones en los modelos de comunicación y en las relaciones humanas. Estos cambios resaltan más aún entre los jóvenes que han crecido en estrecho contacto con estas nuevas técnicas de comunicación y que, por tanto, se sienten a gusto en el mundo digital, que resulta sin embargo menos familiar a muchos de nosotros, adultos, que hemos debido empezar a entenderlo y apreciar las oportunidades que ofrece para la comunicación.
En el mensaje de este año, pienso particularmente en quienes forman parte de la llamada generación digital. Quisiera compartir con ellos algunas ideas sobre el extraordinario potencial de las nuevas tecnologías, cuando se usan para favorecer la comprensión y la solidaridad humana. Estas tecnologías son un verdadero don para la humanidad y por ello debemos hacer que sus ventajas se pongan al servicio de todos los seres humanos y de todas las comunidades, sobre todo de los más necesitados y vulnerables.
El fácil acceso a teléfonos móviles y computadoras, unido a la dimensión global y a la presencia capilar de Internet, han multiplicado los medios para enviar instantáneamente palabras e imágenes a grandes distancias y hasta los lugares más remotos del mundo. Esta posibilidad era impensable para las precedentes generaciones. Los jóvenes especialmente se han dado cuenta del enorme potencial de los nuevos medios para facilitar la conexión, la comunicación y la comprensión entre las personas y las comunidades, y los utilizan para estar en contacto con sus amigos, para encontrar nuevas amistades, para crear comunidades y redes, para buscar información y noticias, para compartir sus ideas y opiniones. De esta nueva cultura de comunicación se derivan muchos beneficios: las familias pueden permanecer en contacto aunque sus miembros estén muy lejos unos de otros; los estudiantes e investigadores tienen acceso más fácil e inmediato a documentos, fuentes y descubrimientos científicos, y pueden así trabajar en equipo desde diversos lugares; además, la naturaleza interactiva de los nuevos medios facilita formas más dinámicas de aprendizaje y de comunicación que contribuyen al progreso social.
Aunque nos asombra la velocidad con que han evolucionado las nuevas tecnologías en cuanto a su fiabilidad y eficiencia, no debería de sorprendernos su popularidad entre los usuarios, pues ésta responde al deseo fundamental de las personas de entrar en relación unas con otras. Este anhelo de comunicación y amistad tiene su raíz en nuestra propia naturaleza humana y no puede comprenderse adecuadamente sólo como una respuesta a las innovaciones tecnológicas. A la luz del mensaje bíblico, ha de entenderse como reflejo de nuestra participación en el amor comunicativo y unificador de Dios, que quiere hacer de toda la humanidad una sola familia. Cuando sentimos la necesidad de acercarnos a otras personas, cuando deseamos conocerlas mejor y darnos a conocer, estamos respondiendo a la llamada divina, una llamada que está grabada en nuestra naturaleza de seres creados a imagen y semejanza de Dios, el Dios de la comunicación y de la comunión.
El deseo de estar en contacto y el instinto de comunicación, que parecen darse por descontados en la cultura contemporánea, son en el fondo manifestaciones modernas de la tendencia fundamental y constante del ser humano a ir más allá de sí mismo para entrar en relación con los demás. En realidad, cuando nos abrimos a los demás, realizamos una de nuestras más profundas aspiraciones y nos hacemos más plenamente humanos. En efecto, amar es aquello para lo que hemos sido concebidos por el Creador. Naturalmente, no hablo de relaciones pasajeras y superficiales; hablo del verdadero amor, que es el centro de la enseñanza moral de Jesús: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas", y "amarás a tu prójimo como a ti mismo" (cf. Mc 12, 30-31). Con esta luz, al reflexionar sobre el significado de las nuevas tecnologías, es importante considerar no sólo su indudable capacidad de favorecer el contacto entre las personas, sino también la calidad de los contenidos que se deben poner en circulación. Deseo animar a todas las personas de buena voluntad, y que trabajan en el mundo emergente de la comunicación digital, para que se comprometan a promover una cultura de respeto, diálogo y amistad.
Por lo tanto, quienes se ocupan del sector de la producción y difusión de contenidos de los nuevos medios, han de comprometerse a respetar la dignidad y el valor de la persona humana. Si las nuevas tecnologías deben servir para el bien de los individuos y de la sociedad, quienes las usan deben evitar compartir palabras e imágenes degradantes para el ser humano, y excluir por tanto lo que alimenta el odio y la intolerancia, envilece la belleza y la intimidad de la sexualidad humana, o lo que explota a los débiles e indefensos.
Las nuevas tecnologías han abierto también caminos para el diálogo entre personas de diversos países, culturas y religiones. El nuevo espacio digital, llamado ciberespacio, permite encontrarse y conocer los valores y tradiciones de otros. Sin embargo, para que esos encuentros den fruto, se requieren formas honestas y correctas de expresión, además de una escucha atenta y respetuosa. El diálogo debe estar basado en una búsqueda sincera y recíproca de la verdad, para potenciar el desarrollo en la comprensión y la tolerancia. La vida no es una simple sucesión de hechos y experiencias; es más bien la búsqueda de la verdad, del bien, de la belleza. A dichos fines se encaminan nuestras decisiones y el ejercicio de nuestra libertad, y en ellos -la verdad, el bien y la belleza- encontramos felicidad y alegría. No hay que dejarse engañar por quienes tan sólo van en busca de consumidores en un mercado de posibilidades indiferenciadas, donde la elección misma se presenta como el bien, la novedad se confunde con la belleza y la experiencia subjetiva suplanta a la verdad.
El concepto de amistad ha tenido un nuevo auge en el vocabulario de las redes sociales digitales que han surgido en los últimos años. Este concepto es una de las más nobles conquistas de la cultura humana. En nuestras amistades, y a través de ellas, crecemos y nos desarrollamos como seres humanos. Precisamente por eso, siempre se ha considerado la verdadera amistad como una de las riquezas más grandes que puede tener el ser humano. Por tanto, se ha de tener cuidado de no banalizar el concepto y la experiencia de la amistad. Sería una pena que nuestro deseo de establecer y desarrollar las amistades on line fuera en deterioro de nuestra disponibilidad para la familia, los vecinos y quienes encontramos en nuestra realidad cotidiana, en el lugar de trabajo, en la escuela o en el tiempo libre. En efecto, cuando el deseo de conexión virtual se convierte en obsesivo, la consecuencia es que la persona se aísla, interrumpiendo su interacción social real. Esto termina por alterar también los ritmos de reposo, de silencio y de reflexión necesarios para un sano desarrollo humano.
La amistad es un gran bien para las personas, pero se vaciaría de sentido si fuese considerado como un fin en sí mismo. Los amigos deben sostenerse y animarse mutuamente para desarrollar sus capacidades y talentos, y para poner éstos al servicio de la comunidad humana. En este contexto es alentador ver surgir nuevas redes digitales que tratan de promover la solidaridad humana, la paz y la justicia, los derechos humanos, el respeto por la vida y el bien de la creación. Estas redes pueden facilitar formas de cooperación entre pueblos de diversos contextos geográficos y culturales, permitiéndoles profundizar en la humanidad común y en el sentido de corresponsabilidad para el bien de todos. Pero se ha de procurar que el mundo digital en el que se crean esas redes sea realmente accesible a todos. Sería un grave daño para el futuro de la humanidad si los nuevos instrumentos de comunicación, que permiten compartir saber e información de modo más veloz y eficaz, no fueran accesibles a quienes ya están social y económicamente marginados, o si contribuyeran tan sólo a acrecentar la distancia que separa a los pobres de las nuevas redes que se desarrollan al servicio de la información y la socialización humana.
Quisiera concluir este mensaje dirigiéndome de manera especial a los jóvenes católicos, para exhortarlos a llevar al mundo digital el testimonio de su fe. Amigos, sentíos comprometidos a sembrar en la cultura de este nuevo ambiente comunicativo e informativo los valores sobre los que se apoya vuestra vida. En los primeros tiempos de la Iglesia, los Apóstoles y sus discípulos llevaron la Buena Noticia de Jesús al mundo grecorromano. Así como entonces la evangelización, para dar fruto, tuvo necesidad de una atenta comprensión de la cultura y de las costumbres de aquellos pueblos paganos, con el fin de tocar su mente y su corazón, así también ahora el anuncio de Cristo en el mundo de las nuevas tecnologías requiere conocer éstas en profundidad para usarlas después de manera adecuada. A vosotros, jóvenes, que casi espontáneamente os sentís en sintonía con estos nuevos medios de comunicación, os corresponde de manera particular la tarea de evangelizar este "continente digital". Haceos cargo con entusiasmo del anuncio del Evangelio a vuestros coetáneos. Vosotros conocéis sus temores y sus esperanzas, sus entusiasmos y sus desilusiones. El don más valioso que les podéis ofrecer es compartir con ellos la "buena noticia" de un Dios que se hizo hombre, padeció, murió y resucitó para salvar a la humanidad. El corazón humano anhela un mundo en el que reine el amor, donde los bienes sean compartidos, donde se edifique la unidad, donde la libertad encuentre su propio sentido en la verdad y donde la identidad de cada uno se logre en una comunión respetuosa. La fe puede dar respuesta a estas aspiraciones: ¡sed sus mensajeros! El Papa está junto a vosotros con su oración y con su bendición.

Vaticano, 24 de enero de 2009, fiesta de San Francisco de Sales.
Benedicto XVI

sábado, 23 de mayo de 2009

Colecta de libros

El CLUB DE LECTORES está promoviendo una colecta de material bibliográfico para la formación de la biblioteca y el club de lectores en la unidad penal Nº3 de Rosario, donde funciona un programa de educación en lectura de libros, a su vez la idea es ampliar las actividades que brinda esta biblioteca para los estudiantes en distintas carreras y para personas que llegan en forma esporádica para buscar determinada información.
Las necesidades son muy básicas y elementales, y consisten en códigos en general y material bibliográfico de derecho civil, comercial, penal, laboral, administrativo y de derechos humanos.
Aquellos que dispongan de estos elementos y no les estén dando uso, podrán contribuir a una buena causa.
Por cualquier consulta, pueden comunicarse con la Dra. Mabel Luciani aquí en la unidad o a nuestro e-mail clubdelectoresu3@hotmail.com
Los miembros del club agradecen por la colaboración que puedan prestar a este emprendimiento.

viernes, 22 de mayo de 2009

Creemos en la dignidad, el respeto, la justicia

Por encima de toda ley se encuentra el ser humano, el valor de la persona. Sabemos que nuestro derecho fundamental proviene de ser hijo de Dios, de haber sido redimido por Jesucristo. En esa línea, nunca nos encerramos en la pura ley, sino que la interpretamos en sentido trascendente, con un hambre superior de justicia que es la misericordia, al servicio de los más necesitados.
La definición bíblica interpreta la justicia como acción liberadora. Justicia es ayudar a los más necesitados, elevar a los oprimidos, para que haya un lugar en el mundo para todos, conforme a la palabra del Magníficat: derribó del trono a los potentados (poderosos), elevó a los oprimidos (cf. Lc 1,52-53).
La Pastoral Penitenciaria del Cono Sur: una mirada hacia adentro para la misión continental

jueves, 21 de mayo de 2009

Presos alfabetizadores enseñarán a leer y escribir a otros internos

En Santa Fe y el país, el analfabetismo en las penitenciarías llega al 30 %

Es un programa de alfabetización a aplicarse en seis cárceles de la provincia. Beneficiará a 228 internos, quienes serán instruidos por otros que oficiarán de alfabetizadores. Una alternativa para el empleo productivo del tiempo.
En las cárceles, el analfabetismo llega al 30 % de la población total. Los propios presos oficiarán de capacitadores para otros, de acuerdo a la modalidad que seguirá este programa nacional de alfabetización.

Toda vez que se analiza la cruda realidad de las penitenciarías del país y la provincia, se cae en la cuenta de que es en la propia situación de encierro y aislamiento -agravada por la superpoblación en los pabellones- donde anidan las causas de la violencia, los abusos y las vejaciones. Cuando el tiempo se vuelve hastío, se rompen las normas de convivencia entre los internos. Ante esto, la educación propicia alternativas normalizadoras que permiten una ocupación productiva del tiempo ocioso, brinda herramientas para la continuidad de estudios superiores y contribuye -quizás más que cualquier otra actividad- a la preparación para la reinserción social de personas que deben cumplir condena.
Recientemente, se firmó un convenio marco a través del cual se implementará un programa de alfabetización y educación básica para jóvenes y adultos, en seis unidades penitenciarias de la provincia. La novedad es que, en cada cárcel, será capacitado un grupo de internos durante seis meses, que luego oficiarán de alfabetizadores.
El programa -suscripto entre el Ministerio de Seguridad de la provincia y de Educación de la Nación- se desarrollará durante cinco años, y la cartera educativa nacional envía los útiles escolares, cuadernillos de estudio y material bibliográfico, para comenzar con la capacitación. Se recibirán además los fondos para abonar un estímulo tipo estipendio para los alfabetizadores, de 80 pesos por mes.
“Este plan de alfabetización está pensado a partir de la mecánica de preparación y capacitación de alfabetizadores, que serán también personas privadas de libertad. Éstos enseñarán a leer y escribir a otros internos dentro del universo penitenciario”, explicó el secretario de Asuntos Penitenciarios de la Provincia, Leandro Corti.
“Poder desarrollar esta línea de trabajo es más que saludable para un contexto de encierro. Primero porque está inscripta en estrategias para el empleo productivo del tiempo, que es fundamental. Cualquier actividad que sea educativa -como la presente-, cultural o recreativa, es bienvenida en cualquier ámbito penitenciario, a partir de una lógica de empleo del tiempo”, destacó.

La educación, derecho básico

La iniciativa apunta además a garantizar un derecho tutelado jurídicamente: el acceso a la educación de personas condenadas y encarceladas. “Lo cual invita a otra mirada: más allá del estatus social que tiene el sujeto que está privado de su libertad cumpliendo condena, en primera lugar es necesario considerarlo como ciudadano. Esto implica que, aún dentro de las restricciones que supone el espacio carcelario, se trate de garantizar (a los presos) la accesibilidad a derechos fundamentales como la educación y la salud”, señaló el funcionario.
Corti admitió que la población penitenciaria es cada vez más joven, y que ingresa con un nivel de instrucción deficiente o nulo. ”Aproximadamente hay una porcentaje de un 30 % de población analfabeta en las cárceles de la provincia”, estimó. Este porcentaje se condice con las estadísticas de nivel nacional.

Establecer equilibrios

El gran desafío de cualquier política penitenciaria es equilibrar acciones de control que garanticen la seguridad y convivencia pacífica -dentro de un contexto hostil como es la cárcel- con la apertura de dispositivos normalizadores tales como un plan educativo, en forma generalizada y sostenida en el tiempo. “Hay una lógica claramente de carácter penitenciario, donde se tiene que pensar en determinados objetivos en función de la seguridad. Debemos tratar de armonizar todo esto con otra lógica distinta, que es la del espacio educativo. El desafío es armonizar la lógica de la seguridad con la lógica de la educación, lograr que sean viables y ampliar la llegada a más beneficiarios”, enfatizó Corti.
Aprender tras las rejas

En las unidades penitenciarias de la provincia funcionan niveles de educación primaria y secundaria, el Programa de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (Paeba). Además funciona un espacio de enseñanza universitaria, con carreras de corta duración (tecnicaturas de tres años) de la UNL. “Es un programa de educación a distancia que se implementa con la asistencia de tutores y coordinadores. En la actualidad tenemos 70 estudiantes universitarios”, refirió Corti.

RETIRO PARA SACERDOTES, DIÁCONOS PERMANENTES, CAPELLANES Y CAPELLANAS DE LA PASTORAL PENITENCIARIA

Casa de las Hnas Esclavas del Sdo. Corazón
Carlos Pellegrini 416, Villa Allende, Córdoba
1 al 5 de junio de 2009


Presbíteros discípulos, misioneros y servidores,
a imagen de Jesús, Buen Pastor Misericordioso.

(DA 199)

Queridos hermanos y hermanas:

Como ya veníamos anunciando estamos haciendo la convocatoria –con escaso margen de tiempo- para el retiro destinado a los curas, diáconos y esta vez también religiosas capellanas, que trabajamos en la Pastoral.
Ustedes bien saben cuánto nos cuesta a los consagrados tomarnos unos días para encontrarnos, por las muchas obligaciones que todos tenemos. Por eso les pedimos que insistan y animen a los sacerdotes, diáconos y capellanas que los acompañan en su tarea para que asistan, y los apoyen concretamente para que puedan hacerlo.
Pueden enviar su inscripción al CE
secretariado@argentina.com
Nos acompañará y guiará en las reflexiones Mons. Esteban Laxague, que por gracia de Dios se ha sumado a nuestra Comisión Episcopal ya hace más de tres años, y camina a nuestro lado con mucho amor.
Les pedimos poder contar con sus oraciones, especialmente para obtener frutos de este Encuentro.
Que María, signo de esperanza, y Jesús carcelado acompañen a la Iglesia en su camino de servicio a los hermanos más pequeños.
Los saludo fraternalmente.-

Pbro. Javier E. Ladrón de Guevara
Secretario Ejecutivo
Pastoral Penitenciaria Argentina

miércoles, 20 de mayo de 2009

Programa del Cursillo de Formación

Parroquia Ntra Sra del Carmen (Pellegrini 1561)
miércoles 19:30 a 21:30 hs

20/5 Concepto de Pastoral. Pastoral Penitenciaria
P. Gabriel Carrón

27/5 Fundamentación bíblico-teológica
P. Fernando Lardizábal

3/6 Reconciliación.
P. Gustavo Rodríguez.

10/6
Perfil y espiritualidad del agente de PP
Hna. Carmen Latonda

17/6
Evangelización y misión hacia los hermanos privados de la libertad.
Metodología catequística, en la PP
P. Claudio Castricone

24/6
Visión del hombre y sus derechos.
Aspecto jurídico legales
Dr. José Caterina
Dra. Gabriela Quadri

1/7 Visión antropológico-social del privado de libertad.
Ps. Elvira Baigorria

8/7
Servicio Penitenciario.
Cuestiones varias. Dudas. Testimonios
.
Dr. Mariano Bufarini

15/7 Misa de cierre
(En 3 de febrero 350. 19.30hs.)
Mons. José Luis Mollaghan

martes, 19 de mayo de 2009

NUESTRA MÍSTICA

Por el Padre Gabriel Carrón

El Espíritu Santo nos ha movido a servir en la Pastoral Penitenciaria. El Espíritu Santo y nosotros vamos a ver a los presos. Tenemos que "incluirnos" para poder incluir a los hermanos que están presos, y hacer de la cárcel o co­misaría, una Iglesia.
Debemos ir a la cárcel porque amamos a la Iglesia, para salvarla. (Mt. 25, 36) "...estuve en la cárcel y vinieron a verme." Si las Parroquias no asu­men la Pastoral Penitenciaria, se excluyen de entrar en el Cielo, porque no ten­drán quien los reciba allá.
Tenemos que estar más cerca de los marginados, debemos ir a los límites de la sociedad. Nosotros somos los más beneficiados cuando vamos a la cárcel, porque allí se recibe más de lo que podemos dar. Los amamos sin que ellos nos puedan devolver lo que les hemos dado. Los extraños que hemos encontrado en el camino de nuestra vida, nos van a recibir en el Cielo, porque en la vida no hay posibilidad de que nos devuelvan lo que les hemos brindado.
No vamos a la cárcel porque somos buenos, sino porque es Dios quien nos espera
. El amor al extraño es la característica de esta Pastoral. Hacer la experiencia de Dios, que me amó a mí siendo yo un extraño, se encarnó, me adoptó. Cuando nos presentemos a juicio, no será Jesús ni el Padre el que nos juzgará, sino que ellos, los presos que hemos visitado, serán los que dirán "estuve preso y éste me visitó."
Estamos sostenidos por Dios, vamos a la cárcel por gratitud. He recibido tanto amor de Dios, que no puedo dejar de amar a los demás. El pobre es el me­dio de comunión para poder llegar a Dios. Tenemos que ayudar al hermano que es­tá preso, a descubrir que Dios lo ama, ser capaces de abrazarlo con amor, con respeto, amar aún al que nos parece repugnante, también al que más daño me ha­ce. El meollo de la mística de esta Pastoral es "desde dónde voy a ver a los presos": desde el amor.
El contacto con el preso no tiene que ser de lástima, sino de mucho res­peto, hacerle saber que Dios lo sigue queriendo. Ayudarle a levantar su autoes­tima. Debemos entrar de rodillas a las cárceles, porque en ellas hay un sagra­rio viviente.
La exclusión de hoy
no es la lepra, es la encarcelación. El preso debe notar en nosotros respeto, amor, debe sentirse querido, eso lo ayudará a acep­tarse con sus fracasos. Debe aprender a amarse a sí mismo, tiene que sentir que Dios lo quiere, a través del visitante que le hace sentir que todavía tiene oportunidad de cambiar. Porque si vamos con lástima, lo lastimamos a él.

Como los discípulos de Emaús, los presos viven su vida como un fracaso, no creen en el futuro, no ven un sentido a su sufrimiento, porque viven sin sen­tido su historia. No quieren ver el pasado con los acontecimientos malos, entonces sienten su vida como un absurdo, que no vale nada. Pero si los ayudamos a ligar sus vidas a la vida de Jesús, su vida tendrá sentido y podrán sentir­se unidos ala Iglesia.
Jamás debemos preguntar ¿Qué hiciste? ni hasta cuándo estará. Ellos tienen derecho a mentirte. Su verdad tenés que ganártela. Saber escucharlos con respeto para merecer su verdad, para que sean capaces de decírsela a sí mismos. Al escuchar a un detenido en nombre de Dios, es como si hubiera un sacramento. Hay un pedido de Dios muy especial, es la reconciliación que hace con Dios, consigo mismo y con los demás. Se puede liberar de su carga al ser escuchado con amor.
"Arrodíllate ante Dios o ante uno que sufre. Todo lo demás es idolatría"
Cuando el preso descubre que Dios lo ama, se siente libre
. El hecho de visitarlos, es demostrarles que valen. Demostrarles afecto para que también ellos puedan quererse a sí mismos.
Ayudarlos a que puedan llevar sus vidas con sus fracasos y que a pesar de eso, Dios los sigue amando, y eso lo descubre con nosotros. Hacerle sentir que este fracaso no está aislado, sino que su vida está ligada a una comunidad. Tenemos que sacarlo de su aislamiento.
¿Por qué en las cárceles hay una presencia de Dios tan especial? Hay co­mo una presencia de Dios "concentrada", porque Jesús entró en la cárcel para santificarla, ya que murió como preso>marginado>excluído. Tuvo la vivencia de la cárcel y nos deja su experiencia de vida. Muere entre dos malhechores, para enseñarnos a orar. Cristo eligió a los presos para conformar las dos ora­ciones que más solemos hacer l) La del que pide que lo saquen de la cruz (Gestas, el que estaba a su izquierda) y 2) La del que acepta (San Dimas, el de la derecha). Cuando empieza a asumir la cruz es cuando deja de sufrir. Porque el sufrimiento es el rechazo a la cruz. Al aceptarla, llega Dios al corazón y se hace la paz. (Lc. 23, 39-43)
Finalmente, hay un tercer modo de orar: la proclamación. Y esa nos la enseña el centurión: "Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios."(Lc 23, 47)
En la Cruz se unen el policía y el ladrón. Este, el último en procla­mar su divinidad antes de morir de Jesús. El guardia, el primero en hacer lo mismo apenas muerto. Por eso, también debemos ocuparnos de los carceleros.

lunes, 18 de mayo de 2009

Gestación de utopías

A partir de este lunes comenzará a emitirse el programa radial de la Pastoral Penitenciaria "Gestación de utopías". Los invitamos a escucharlo en Ecoradio, FM 90.1, todos los lunes a las 18 horas. A quienes viven afuera de Rosario o tienen problemas para recibir la señal de esta emisora pueden escucharlo por internet, la web es: www.ecoradiofm901.blogspot.com

Pereginación a San Lorenzo

domingo, 17 de mayo de 2009

Soluciones al problema del hacinamiento en comisarías

Sabemos que en las comisarías de la ciudad de Rosario se encuentran personas privadas de su libertad de forma inconstitucional por el modo, ya que se encuentran hacinados, en lugares que no son sanos ni limpios, pero fundamentalmente por el principio de Inocencia, que establece el Artículo 18 de nuestra Constitución Nacional y en su función dispone el Artículo 5º del Código Procesal Penal "Nadie podrá ser considerado ni tratado como culpable mientras una sentencia firme no lo declare tal".
Sin embargo, vemos que la mayoría de las personas que se encuentran privadas de su libertad, son inocentes, ya que no tienen sentencia firme, y no sólo son tratadas como culpables, sino que tienen agravamientos a lo que sólo debe ser la privación de la libertad ambulatoria en caso de recibir una condena. En la Alcaidía Mayor de nuestra ciudad y en la cárcel de Piñero también podemos contar con al menos el 50 % de la población en Estado de Inocencia.

Debemos considerar que de las personas, que en abuso de la prisión preventiva, se encuentran en los distintos lugares de detención menos de la mitad recibirán una sentencia, el resto, una resolución absolutoria.

Esto significa que la superpoblación no se soluciona construyendo más cárceles, sino respetando la Constitución Nacional y reduciendo la cantidad y tiempo de la restricción de la libertad de las personas imputadas de delitos.

sábado, 16 de mayo de 2009

Música para Piñero

Desde hace tiempo nuestros hermanos privados de la libertad en la cárcel de Piñero, muestran gran interés por aprender a tocar la guitarra. Como sabemos dentro de las prisiones disponen de mucho tiempo libre que desean llenar con la buena compañía que es la música.

Apelamos a la generosidad de la comunidad, que tenga alguna guitarra o instrumento musical que pueda ser útil para este fin. Para hacer alguna donación pueden comunicarse al teléfono 0341-155312408 o por correo electrónico pastoralpenitenciaria@hotmail.com

viernes, 15 de mayo de 2009

Somos Iglesia

La pastoral cristiana en el entorno de la cárcel forma parte de un apostolado más extenso dirigido a la transformación del ser humano, partiendo del mensaje de Jesús y de su anuncio del reino. Es una pastoral de la Iglesia a favor de los que, directa o indirectamente, se encuentran afectados por la privación de libertad.
Esta definición trasciende los muros de la cárcel, es mucho más amplia y compleja, y por eso hablamos del "mundo de la carcelación". En este mundo, dentro y fuera de la cárcel, encontramos personas concretas, con rostro y sufrimiento, y con una experiencia de vida marcada por el dolor.
De hecho, el discípulo sabe que “sin Cristo no hay luz, no hay esperanza, no hay amor, no hay futuro”. Esa es la tarea esencial de evangelización, que incluye la opción preferencial por los pobres, la promoción humana integral y la auténtica liberación cristiana.
Esta evangelización no se realiza sólo con palabras; Jesús dice "hoy se cumple esta palabra que acabáis de oír" (Lc 4, 21). Esta acción solidaria es portadora de una fuerza transformadora, que nos llama a hacernos presentes en todas las instituciones y problemáticas donde se juega la suerte de los hombres (prisión, juzgado, comisaría, servicios sociales, parroquia).
A través de la evangelización llevamos la Buena Noticia al mundo de la carcelación: a los presos, los pos carcelados, los profesionales y funcionarios de seguridad y de la administración judicial, a las familias de todos ellos.
Este apostolado no tiene nada de exclusivo, sino que es el mismo apostolado cristiano (de palabra y fe, de amor y comunicación) que se expresa en el contexto preciso de la cárcel. La Iglesia sólo puede expresarse como mesiánica (cristiana: portadora de esperanza de salvación) si es que ofrece el mensaje y vida de Jesús precisamente donde ese mensaje parece más difícil de vivirse.
Los encarcelados forman parte del gran mundo de los necesitados, expulsados, oprimidos. Son los últimos eslabones de una cadena de opresión, signo y consecuencia de un pecado social mucho más extenso. La iglesia no los quiere castigar sino ofrecer un camino de humanidad y redención en Cristo, un principio nuevo de gracia, perdón y RECONCILIACIÓN que rompe la estructura de violencia de la tierra. En ese aspecto, queremos superar (destruir) la cárcel, pero no para volver a un orden anterior de violencia incontrolada, sino para alcanzar un nuevo plano de amor universal, no coactivo.
La presencia de la iglesia en el mundo de la carcelación resulta especialmente significativa: "la opción preferencial por los pobres está implícita en la fe cristológica en aquél Dios que se hizo pobre por nosotros, para enriquecernos con su pobreza". Los cristianos, como discípulos y misioneros, somos llamados a contemplar, en los rostros sufrientes de nuestros hermanos, el rostro de Cristo que nos llama a servirlo en ellos: "Los rostros sufrientes de los pobres son rostros sufrientes de Cristo". Ellos desafían el núcleo del trabajo de la Iglesia, de la pastoral y de nuestras actitudes cristianas. Todo lo que tenga relación con Cristo tiene relación con los pobres, y todo lo que está relacionado con los pobres clama por Jesucristo.

La Pastoral Penitenciaria del Cono Sur: una mirada hacia adentro para la misión continental.

jueves, 14 de mayo de 2009

Gracias Editorial San Pablo

Dentro de nuestra tarea evangelizadora es fundamental la lectura y reflexión de la Palabra de Dios, por esto la Biblia es un material valiosísimo para los espacios de catequesis y de lectura personal. Considerando el tiempo disponible con que cuentan, estas personas en los lugares de detención, es relevante poder contar con este material y otros textos de formación y para su crecimiento espiritual.

La Editorial San Pablo ha realizado una importante donación de Biblias y material bibliográfico de catequesis y espiritualidad para los hermanos que se encuentran privados de su libertad y haciendose parte en nuestra misión.

Muchas Gracias!!!

Equidad

La igualdad en la riqueza
debe consistir en que
ningún ciudadano sea tan opulento
que pueda comprar a otro
ni ninguno tan pobre
que se vea obligado a venderse.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Club de lectores en la Unidad 3

Pedro Issac Guerrero (Tito), Walter Cisneros, Fabio Cardozo y Fabián Junco comparten además del infortunio de encontrarse detenidos en la Unidad 3, el mismo deseo de leer un buen libro, amigo inseparable de estos terrenos de presidio y pensaron... “Tenemos que hacer algo” y así arrancaron con la idea de reflotar el antiguo Club de Lectores que algún tiempo atrás en ese mismo lugar conformaron el Cabezón Kuperman, el Negro Ocampo, el Perro Barrios y muchos más… en el cual estaban también abocadas las Asistentes Sociales, entre ellas Elsa Ponsone y algunos de los Maestros de la Escuela especial que funcionaba y funciona en la unidad: Colussi, Panoso y algunos otros…

Así iniciaron los trámites ante las autoridades del penal y, junto con dos terapistas ocupacionales nuevas en el EARS –Equipo de acompañamiento para la reintegración social- Sras. Daniela y Andrea, junto a la Dra. Mabel Luciani y otros internos, compañeros.

En una visita que realizaron a este lugar el Padre Ignacio Peries y Dr. Germán Sutter Schneider –Juez Federal de Rosario-, les planteamos la idea que ya estaba en marcha, poniendo de Padrino al Padre Ignacio y como Madrina a la Lic. Analia Merlo –Directora provincial del Instituto Autárquico Provincial de Industrias Penitenciarias-, quien ya donó la mesa para la Pc y las estanterías para los libros.

La Psicóloga del EARS, Ivana, consiguió una importante donación de libros de una vecina de ella que los quería regalar y no encontraba un destinatario que los supiera apreciar… aquí fueron bienvenidos!!!
También contaron con la colaboración de los muchachos de Rompiendo El Silencio, Daniel Giménez, Macelo Gerardo Ifrán , Jorge Cuccia y Fabián González Quevedo, quienes prestaron no sólo el espacio que ellos comparten, sino también una vieja pero buena computadora con la que iniciaron los catálogos de los pocos libros con los que cuenta y que esperan que en un tiempo sigan aumentando gracias a la colaboración de quienes puedan donarlos, y acompañar para que este sueño se siga haciendo realidad.

Para comunicarse con el Club de Lectores clubdelectoresu3@hotmail.com

martes, 12 de mayo de 2009

PORQUÉ NO BAJAR LA EDAD DE PUNIBILIDAD A LOS 14 AÑOS

PORQUE SERÍA REGRESIVO: En el Derecho Internacional de los Derechos Humanos rige el principio de no regresividad y de progresividad: está prohibido regresar a instancias anteriores de la cobertura de un derecho, y solo se puede avanzar en dicha cobertura. El Código Penal sancionado en 1921 establecía la edad de punibilidad en 14 años. Durante el gobierno peronista, en 1954, se estableció en 16 años, en el marco de una política dirigida a la protección de la infancia (Ley 14.394). La Dictadura, en una de sus primeras medidas (Decreto Ley 21.338), derogó parcialmente esa norma, y fijó la edad de punibilidad en 14 años, decisión que mantuvo en el Régimen Penal de la Minoridad, creado en 1980 (Decreto Ley 22.278). En mayo de 1983, meses antes de la recuperación de la democracia, la edad de punibilidad volvió a establecerse en los 16 años. Regresar a la edad establecida por la Dictadura no parece una medida dirigida a la mejor protección de nuestros niños y adolescentes.
PORQUE EL ÚNICO OBJETIVO ES EL CASTIGO: El mandato constitucional establece que el sentido de la privación de la libertad no debe ser el castigo, sino la adecuada preparación para la vida en libertad. Sin embargo, la discusión de estos proyectos, luego de un hecho grave que involucró a un adolescente de 14 años, revela que el único objetivo es establecer políticas de castigo sobre esta población, violentando ese mandato, y confundiendo a las personas que creen que esta reforma le será aplicada a ese joven, lo que es falso.
PORQUE NO ES CIERTO QUE SEA EL ÚNICO MODO DE BRINDAR GARANTÍAS A LOS ADOLESCENTES DE 14 Y 15 AÑOS: Decir que el único modo en que una persona acceda a las garantías constitucionales es introducirlo en el sistema penal es por lo menos una falacia. Las garantías las tenemos todas las personas de todas las edades, el problema es que muchas veces no se cumplen ni se respetan. Es responsabilidad de los jueces aplicar las leyes, y velar porque todas las garantías de todas y todos los ciudadanos, se cumplan conforme la ley.
PORQUE NO SE TRATA DE SANCIONAR MÁS LEYES, SINO DE CUMPLIR LAS QUE YA EXISTEN: La Convención sobre los Derechos del Niño y la Ley de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (Ley 26.061) tienen plena vigencia, así como todos los tratados internacionales de derechos humanos que establecen todos los derechos a los que son acreedores cada niño y cada niña que vive en nuestro país. Sin embargo, la mitad de ellos carece de condiciones básicas de existencia: no tienen cloacas ni agua potable, ni vivienda, ni educación y salud de calidad, ni viven en un ambiente sano, ni tienen acceso a oportunidades, actividades recreativas, vacaciones, futuro. Hay leyes que dicen que tienen derecho a todo esto, pero no hay jueces que las apliquen ni funcionarios que las ejecuten.
PORQUE LA CANTIDAD DE ADOLESCENTES DE 14 Y 15 AÑOS QUE COMETEN DELITOS GRAVES ES ÍNFIMA: Diputados y diputadas, senadores y senadores deberían pensar si es justo sancionar una ley que, más allá de sus intenciones, será aplicada para el castigo, y que significará un retroceso en cuanto a las políticas dirigidas a la infancia, para atender, de modo punitivo, los hechos que cometen un puñado de adolescentes. Según una investigación de Unicef, la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, y la Universidad Nacional de 3 de Febrero (http://www.unicef.org/argentina/spanish/Adolescentes_en_el_sistema_penal.pdf) sobre un total de 1800 adolescentes menores de 18 años privados de libertad por causas penales en el país, un 17 % son no punibles, es decir menores de 16 años: 300 adolescentes. Ahora bien, cuando se analizan los delitos que se les imputan a aquellos 1800 adolescentes privados de libertad, los datos indican que un 15 % está imputado de homicidio (incluyendo la tentativa de homicidio, es decir, los casos en que no se produjo el resultado muerte): 270 casos. Si aplicáramos la proporción entre punibles y no punibles, tendríamos que, de esos 270 casos, solo 46 (el 17 % de 270) corresponderían a adolescentes de entre 14 y 15 años.Pero esa cifra es más baja aún si tomamos la cifra del total de homicidios dolosos que se cometen al año en nuestro país: unos 2000. De esa cantidad, en unos 200 participan menores de 18 años. Y de esos doscientos, según declaraciones del director regional de Unicef para América Latina y el Caribe, Nils Kastberg, en solo 15 casos participan menores de 16 años http://http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-123922-2009-04-26.html Este análisis no supone quitar importancia a una sola muerte violenta producida por la intervención de un adolescente, pero entendemos que una decisión de política criminal de la gravedad de la que se intenta, debe analizar a qué población está destinada, con qué objetivos, y a qué costos, antes de tomarse.
PORQUE SI EL ESTADO NO ES CAPAZ DE CONTROLAR LAS INSTITUCIONES DE ENCIERRO QUE HOY TIENE, MUCHO MENOS PODRÁ CONTROLAR LAS QUE PIENSA CREAR: Todos los días hay noticias acerca de muertes en lugares de encierro (76 por causas violentas y/o dudosas durante 2008, según los registros del Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos) El viernes 24 de abril, la justicia ordenó cerrar un hogar de niños, niñas y adolescentes regenteado por la Fundación de Julio Grassi, luego de que un niño de ocho años intentara ahorcarse, hastiado de los abusos cometidos contra su persona, y de que se recopilaran otras tantas denuncias. La Argentina ratificó el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos y Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes en noviembre de 2004, pero no implementa los mecanismos de visita a los lugares de detención para prevenir los abusos, los malos tratos y la tortura. Esa es otra norma vigente que no se cumple, casi cinco años después de ser sancionada.
PORQUE EL SISTEMA PENAL ES DISCRIMINATORIO, SELECTIVO, ESTIGMATIZANTE: Es decir: no persigue a todos por igual, sino a los más pobres, los más vulnerables, los que menos “esfuerzo” tienen que hacer para caer en sus redes. Y cuando los captura, los separa del resto de la sociedad, los marca. Nadie que pase por una institución del sistema penal sale sin huellas, a veces en el cuerpo, casi siempre en su psiquis. Y las huellas son más profundas y dolorosas cuando se provocan en niños y adolescentes.
PORQUE LOS PIBES SON EL ESLABÓN MÁS DÉBIL DE LOS GRUPOS DELICTIVOS Y LAS EMPRESAS CRIMINALES: Casi siempre que un adolescente está inmerso en una situación violenta, es porque alguien con más edad y con más poder, lo ha utilizado. Un niño de 14 años difícilmente robe un auto para cometer otros delitos. Lo más seguro y lo que indican todas las investigaciones es que recibe un arma y una paga miserable por conseguir ese auto que luego irá a un desarmadero, para que muchos de los que reclaman la baja en la edad de la punibilidad compren más baratos los respuestos para sus autos.
PORQUE LAS PENAS PREVISTAS NO SON INTOCABLES: Se utiliza como un argumento a favor de la baja de edad de punibilidad, que se fijarán penas bajas (lo que no es cierto, al menos en el proyecto presentado por el Dr. Raúl Zaffaroni y la Dra. Lucila Larrandart, en el que se permiten penas de hasta siete años para la franja de 14 y 15 años, y de quince años para la franja de 16 y 17, lo que transformaría al régimen argentino en el más gravoso y represivo de Latinoamérica). Pero hasta estas penas draconianas pueden elevarse: basta que suceda algún hecho trágico, o lo suficientemente difundido por los medios, para que se dupliquen, o tripliquen, frente a un próximo clamor popular. Del mismo modo que sucedió con la presión del ex ingeniero Blumberg, en 2004, en que los máximos de pena aplicable a ciertos delitos subieron a los cincuenta años, obviamente sin ningún efecto en cuanto a la disminución de esos delitos.
PORQUE VAN A METER PRESOS A LAS PRINCIPALES VÍCTIMAS DEL NEOLIBERALISMO QUE ESTA SOCIEDAD VOTÓ Y ACEPTÓ DURANTE UNA DÉCADA: Los adolescentes que hoy tienen 14 y 15 años nacieron entre 1994 y 1995, cuando millones de votantes reeligieron a Menem, y sus políticas, con la consecuencia de desintegración social, marginación de millones de personas, destrucción de la escuela pública, pauperización y desempleo de los padres de estos adolescentes.Los adultos tenemos la obligación de hacernos cargo de nuestras decisiones, no solo de las que tomamos individualmente, sino de lo que avalamos, aceptamos o consentimos como sociedad. Y ser consecuentes con lo mejor de nuestra historia, con la decisión, que alguna vez tomamos, de que los únicos privilegiados sean los niños.Aún estos, los ajenos y demonizados.
Claudia Cesaroni
Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos (CEPOC)
Buenos Aires, 25 de abril de 2009
www.cepoc-cepoc.blogspot.com

lunes, 11 de mayo de 2009

GRACIAS

Piñero, 11 de mayo de 2009.

Caritas Rosario
Mariano
Asociación Civil Nodo Tau
Eduardo Rodríguez

Queridos Amigos:
Somos los integrantes de la sala de informática que gracias a ustedes pudimos comenzar a construir aquí en Pinero, decimos gracias a ustedes, porque si no nos hubiesen realizado la donación de las P.C., reparado y puesto en condiciones los equipos, este proyecto no existiría, por eso les damos mil gracias por su buena predisposición para con nosotros.
Ahora estamos trabajando mucho, y esforzándonos para que esto siga creciendo día a día, ya que para nosotros es una experiencia super positiva, y sabemos que podremos ayudar a muchos chicos que se encuentran en la misma situación, siendo ese el objetivo principal.
Reiteramos el agradecimiento y los invitamos a que cuando puedan, vengan a visitarnos y conocer el lugar.
Los saludamos muy respetuosamente:
Roberto, Nelson, Víctor, Omar y Hernán

domingo, 10 de mayo de 2009

No te salves

No te salves...
No te quedes inmóvil

al borde del camino,
no congeles el júbilo,
no quieras con desgano,
no te salves ahora
ni nunca,
no te salves.

No te llenes de calma,
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo,
no dejes caer los párpados
pesados como juicios,
no te quedes sin labios,
no te duermas sin sueño,
no te pienses sin sangre,
no te juzgues sin tiempo.

Pero si
pese a todo,
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo,
y quieres con desgano,
y te salvas ahora,
y te llenas de calma,
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo,
y dejas caer los párpados
pesados como juicios,
y te secas sin labios,
y te duermes sin sueño,
y te piensas sin sangre,
y te juzgas sin tiempo,
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas,
entonces...
no te quedes conmigo.


Poemas de otros (1973-1974)
MARIO BENEDETTI

sábado, 9 de mayo de 2009

Nuestra Espiritualidad

Para definir la espiritualidad de la Pastoral Penitenciaria nos preguntamos: ¿qué es lo que da vida a nuestra Pastoral Penitenciaria? ¿Qué le da sentido a su existencia? La espiritualidad abarca toda la vida de la Pastoral Penitenciaria; es su forma de ser, de vivir, de sentir.

En un mundo que pretende encerrar el mal, sabemos que la violencia nunca puede superarse con violencia, sino sólo por la gracia y entrega de la vida, como ha mostrado Jesucristo. La cárcel no es cristiana: ella pertenece al orden viejo de este mundo que sigue utilizando medios de violencia y venganza para mantenerse.

Nuestra espiritualidad se basa en nuestra propia vulnerabilidad; partimos de la experiencia personal de este Jesús que nos amó a cada uno, a nosotros que somos pecadores, con amor humano.

Jesús nos rescató, nos liberó, nos salvó. Estábamos esclavizados por tantas cosas, y Jesús nos liberó. Y ahora ESTAMOS ENAMORADOS DE ÉL, queremos seguirlo; la finalidad de nuestro Apostolado es lograr que el otro se enamore de Jesús.

El amor que hemos recibido y que sentimos, queremos que también lo experimente el otro, nuestro hermano: "No queremos que te pierdas esto que estamos viviendo. Si el peso de tus pecados te abruma, Jesús los llevó a la cruz y quiere que te liberes. Jesús quiere que experimentes la libertad.” “Y que la celebres a esta libertad, volviendo a encontrarte con nosotros, con vos mismo, con los demás, con Él”. Esto es celebrar la RECONCILIACIÓN.

Espiritualidad y mística de la Pastoral Penitenciaria”. Javier Ladrón de Guevara y Claudio Castricone.

viernes, 8 de mayo de 2009

PARÁBOLA DEL HOMBRE CON LAS MANOS ATADAS

Érase una vez un hombre como los demás.
Tenía cualidades positivas y negativas.
No era diferente.

Una noche, repentinamente,...
Sonaron uno golpes secos a su puerta.
Cuando se abrió se encontró con sus enemigos.
Eran varios y habían venido juntos.


Sus enemigos LE ATARON LAS MANOS.
Después le dijeron que así era mejor,
que así, con las manos atadas, no podía hacer nada malo.

Se olvidaron de decirle que tampoco podía hacer nada bueno.
Y se fueron..., dejando un guardia a la puerta,
para que nadie pudiera desatarlo.

Al principio se desesperó
y trató de romper sus ataduras.
Y cuando se convenció de lo inútil de sus esfuerzos,
Intentó, poco a poco, acomodarse a su situación.

Al principio le costaba hasta quitarse los zapatos.
Hubo un día en que consiguió encender y fumarse un cigarrillo.
Y empezó a olvidarse de que antes tenía las manos libres.

Mientras tanto,
su guardián le comunicaba, día tras día, las cosas malas
que hacían en el exterior los hombres con las manos libres.
Pero el guardián se olvidaba de decirle las cosas buenas,
que hacían esos mismos hombres con las manos libres.

Pasaron muchos años...
El hombre llegó a acostumbrarse a sus manos atadas.

Y cuando su guardián le señalaba que,
gracias a aquella noche en que entraron a atarle,
él, el hombre de las manos atadas,
no podía hacer nada malo.
Se olvidaba de decirle que tampoco podía hacer nada bueno.

El hombre empezó a creer
que era mejor VIVIR CON LAS MANOS ATADAS.

Además estaba tan acostumbrado a sus ligaduras...

Pasaron muchos años, muchísimos años...
Un día, sus amigos, sorprendieron al guardián,
Entraron en la casa y rompieron las ligaduras que ataban las manos del hombre.

“Ya eres libre”, le dijeron...
Pero habían llegado demasiado tarde.

Las manos del hombre estaban totalmente atrofiadas.